EL EVA DE LA CULTURA

Sobre el significado del EVA (Valor agregado económico) indicador específico de ingreso residual que muchas empresas utilizan actualmente para medir su desempeño, su fundamento se basa en que la finalidad suprema de los directivos de la organización es crear valor y por ello se le concibió como la herramienta capaz de medir si ese objetivo efectivamente se cumple.

Que difícil es para un no financiero, poder comentar a la hora de evaluar alternativas de inversión. Difícil por la falta de conocimientos técnicos del cómo se hace y la falta de pericia propia y necesaria para la transformación de las ideas en números. Si el valor agregado de una empresa es una de las herramientas de decisión para invertir y si el objetivo es crear valor, quiere decir que la rentabilidad entendida como la utilidad de ultima línea de una empresa ya no es el único indicador para saber si tiene futuro una empresa o si estamos frente a un dulce caramelo.

Intentaré entregar un aporte desde donde me toca entender por formación y trabajo el EVA. Para calcular el valor agregado como dice Daniel Mavila Hinojoza y Ernesto Polar Falcón, ambos expertos en educación financiera, sistemas de información y ciencias contables se deben seguir los siguientes pasos:

 

  • Calcular la utilidad operativa después de impuestos (UODI). Representa la utilidad operacional neta (UON) antes de gastos financieros y después de impuesto a la renta de tercera categoría (T)
  • Identificar el capital de la empresa (Capital)
  • Determinar el costo promedio ponderado de capital (CPPK)
  • Calcular el Valor Económico Agregado (EVA) de la empresa.

 

                                                                                   EJEMPLO

 

Utilidad neta

+         Gastos financieros

–         Utilidad extraordinaria

+         Perdidas Extraordinarias

=         UAIDI

           UAIDI

–         Activo costo capital

=         EVA

           % Incremento anual EVA

 

Como señalan los autores antes mencionados “El EVA mide la creación de valor por unidad de tiempo, como consecuencia no está midiendo el valor cronológico del dinero”.

La gran diferencia entre tiempo y dinero es que la unidad del dinero es infinita y la del tiempo es finita, es única. Pareciera ser que en gran medida el crecimiento y generación de la riqueza, en el amplio sentido de la palabra, tiene que ver con ensanchar el tiempo, el poder generar múltiples acciones y cosas en una misma unidad de tiempo: me informo, leo, escribo, compro, escucho música, veo videos, entre otros. En forma paralela sobrepongo las acciones intentando generar una nueva unidad un ensanchamiento del cronómetro destinado a mejorar la productividad y la riqueza. El valor agregado en la economía hace relación con el proceso productivo, añade al que suponen las materias primas utilizadas en su producción, algunos la determinan como eficiencia económica o productividad.

 

 

El EVA como instrumento de métrica para un inversionista nos habla de un escalón mas del desarrollo social, pues el puro dinero como medición en la inversión es una mirada a corto plazo mas bien mezquina y destinada a la destrucción de la riqueza

 


el mundo de las artes el valor agregado tampoco es nuevo, es su razón de ser. Si no hay valor agregado en el arte no existe la creación, este trance creativo es complejo cualquiera que sea su disciplina y su método de trabajo. Hurgar será la constante hasta que los artistas y creadores estén listos en el proceso que amalgama un resultado que si bien ya puede ser mostrado es infinito y no termina como las pinturas de Picasso o el teatro que función a función nos entrega algo mas o algo menos. Entonces, ¿cómo poder definir ese valor agregado para ser explicado y entendible para todos? ¿Podemos tener un EVA, como instrumento para la cultura? La respuesta es tremendamente compleja y la buena noticia es que es medible y su resultado está lejos de una fórmula. En primera instancia recién terminada la exposición del pintor o la función de una obra de teatro, ya que su valor agregado estará en el tiempo. Podremos ver sus resultados en su entorno, su comunidad, su país pero en un espacio y tiempo que debe ser determinado con múltiples métricas. Pero ¿cuánto, si tenemos un solo tiempo? Todos sabemos que el acceso al desarrollo va tomado de la mano con el acceso a la educación y a la cultura. Es aquí donde el aporte de los hombres y mujeres intangibles como me gusta llamarlos, aquellos que trabajan desde lo abstracto, de las ideas y emociones son generadores de un proceso concadenado que genera un servicio o producto consumible e inserto en la economía. Felipe Buitrago @pitragor e Ivan Duque @idumaes, autores del libro “La Economía Naranja” del Banco Interamericano de Desarrollo, nos muestran claramente el proceso de la idea y su inserción en el mercado y la generación de industria, como también sus infinitas oportunidades.

 

La velocidad de este mundo ha dado paso a la generación de fortunas en solo un par de décadas, por lo mismo ha modificado nuestra forma de hacer ciudad y país. Nuestro consumo cotidiano ha tenido grandes cambios en la velocidad de instalación, por nombrar un ejemplo, los medios de comunicación en su tiempo de instalación y posicionamiento: 40 años demoró la radio en consolidarse mundialmente, 30 la televisión, 18 Internet, 6 Google, 4 Facebook y 2 años WhatsApp. Esto muestra rápidamente lo que entendemos como velocidad en los medios en estas últimas dos décadas. Los procesos de creación y producción de proyectos tienen una velocidad distinta, ya está expresado en el ejemplo, eso hace creer que la integración de profesiones y oficios será una muestra de esta velocidad, ya no podemos creer que ciertas actividades deben ser exclusivas de o justificadas por el no entendimiento de ellas o por la falta de pericia de quien las analiza, el guante de seda debe ser aislado de estas practicas. Nuestra época nos exige ser hombres con mentes en 360°.

 

 

Si las finanzas con el tiempo modificaron su análisis y comprendieron que su valor, el de inversión me refiero, está en todo lo que rodea y agrega valor a su producto para el hoy y para el mañana, las artes deben comprender que su creación, que es su valor agregado en sí mismo debe tener métricas que permitan establecer procesos que aseguren la libertad y la inserción de las obras, en sus audiencias y en nuestra economía. El presente y futuro está brillando en las sociedades que son capaces de integrar el tiempo, la generación de riqueza económica, el error, la innovación, el desarrollo humano, la cultura, la educación y las artes. Eso es PROGRESO.

 

 

Nicolas Fontaine

6 de marzo de 2018

Faro de la nueva Extremadura