¿Competencias v/s Objetivos?

Lo indisoluble, el hombre y sus acciones

A veces, en el termino medio esta la virtud. ¿dirección por objetivos o dirección por competencias? Un niño de seis años vuelve a casa después de la escuela, sus padres le preguntan ¿Y como te fue en la prueba de los árboles? Mal, muy mal respondió y ¿Por qué? le dice su papa, si estudiamos tanto le dice su mama. El niño contesto, la profesora me pregunto cuales son los árboles que conozco; yo le respondí lo de la plaza profesora y también los que están camino al colegio. La profesora me dijo siéntese tiene un 1.

Esta historia, es real y se usa en educación. La pregunta fue ¿Cuáles? Y la respuesta es correcta, la profesora no pregunto el tipo o los nombres, o que realizara mención y características. La pregunta es ¿cuáles son?.

Esta historia es ejemplificadora,  y tenemos que tener cuidado a la hora de elegir las preguntas que hacemos; a pregunta acotada respuesta de monosílabos.

Los términos medios (por lo general) siempre son prudentes. No es de extrañar por lo mismo, que hoy usemos la palabra mixto para referirnos a modelos económicos, sistemas tributarios en algunos países, modelos de gestión, sistema de financiamientos mixtos etc., y por supuesto ¿dirección por objetivos o dirección por competencias? Mixto, así podemos mover la aguja a donde queramos si es lo que requiere nuestra empresa.

¿De que esta construido el postulante?, ¿Que lo moviliza? ¿en que creemos?, ¿a quien amamos?, ¿con qué o con quien te ries?, ¿qué hace que no trabajes un día?, ¿hasta donde estas dispuesto a tranzar?. Preguntas que nos obligamos a responder; y todas son respuestas valóricas.

Existe un ejercicio que consiste en que te paras al frente de un espejo idealmente de cuerpo entero y te miras, los primeros minutos veras cosas superficiales como tu ropa, tu pelo, si nos gustamos, como nos vemos etc. Después de un rato pareciera que nuestra cara es distinta, que nuestros brazos o cuerpo tiene algo que no notábamos. Pasado mas rato y atravesamos nuestra epidermis; vemos algo más que no esta a simple vista, nuestros gestos y por que y para que los usamos. ¿De que estamos hechos y construidos realmente?, por lo menos intentamos responder a esa pregunta

Con los años, he llegado a pensar que mientras más te conoces, más estas dispuesto a hurgar dentro de ti a la hora de tomar decisiones. El problema de los objetivos, si es que podemos llamarlos problemas, no es cumplirlos  es ¿para que?. Todos tenemos objetivos, incluso la ausencia de un objetivo puede ser uno.

Si pensamos en las competencias con las que contamos, todos tenemos aunque las desconozcamos. En nuestra educación –los que fuimos formados entre los 80 y los 90- lo que buscamos hoy son herramientas perdidas en nosotros y las necesitamos encontrar para aprender o desaprender.¿Y para que?.

Todos necesitamos movernos pero no de la misma manera; ni con las mismas ganas, ni la misma frecuencia. Por eso, entre otras cosas aparece el sueldo emocional que es tan difícil de medir. Algunos estudiosos hablan de seis emociones que determinan nuestro comportamiento; alegría, tristeza, miedo, sorpresa, ira y disgusto, con los años se descubrió o nació una nueva el desprecio.

¿De donde hablamos cada día?, ¿de donde amamos?; Cual de estas emociones nos moviliza más en la vida. En mi opinión cuando uno va respondiendo estas pregunta en el devenir de la vida ya que su respuesta va variando, nos permite conocer y conocernos. Esto hace evidente pensar que nuestros intereses y el de los otros serán mas fáciles de descubrir con menor dificultad.

Los resultados por objetivo y competencia no tiene por que ser un conflicto a la hora de cumplirlos. Si ya sabemos esto cuando ejecutamos un trabajo lo lógico es que debiéramos asumir que nuestro accionar esta relacionado directamente con nuestras competencias o bien se desprenden de ellas, las cuales debieran estar al servicio de los objetivos planteados.

Entonces Objetivo y competencia siempre estuvieron entrelazados y su separación es mas un resultado de quien no puso al centro de la organización al hombre

¡Me gusta el cambio! por que creo que es lo real y orgánico.  La inmovilidad es un estancamiento una falsa instantánea para mezquinos, se esta quieto por que se tiene miedo o por que se esta muerto. De lo contrario es transitoria es una preparación al siguiente movimiento, o simplemente una contemplación al movimiento exterior. Todo se mueve siempre y es el ser humano que sumando acciones va cumpliendo objetivos, movilizando sus propias competencias mientras aprende otras. Todo lo demás son medios para transportar y movilizar decisiones que no debieran tener siempre al ser humano como el activo mas grande de una organización.

 

 

Nicolas Fontaine

10 Agosto Faro de la Nueva Extremadura.

post relacionados

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.