No es un error, es una falta de humanidad.

El mercado es dueño de los precios, y es bueno que así sea, pero cuando el mercado quiere introducir productos debe saber donde esta entrando con ellos, uno golpea la puerta primero y después pasa, con esto debiera ser lo mismo las empresas son modificadoras de conductas y estructuras sociales, que duda cabe, si no miremos a Facebook como muestra.

El error publicitario, ese que nadie quiere cometer el de la falta ortográfica o el de una mala traducción como el de Coca-cola que al chino es “Yegua rellena de cera” o el de un producto ya asociado a otro publico como la pasta Cue de Colgate que en Francia Cue es una reconocida revista pornografica, son sin duda errores que dan paso a que cada uno de nosotros recuerde mas de alguna  anécdota de este tipo.

Es fácil decir, son flojos o no realizaron bien su trabajo etc. ¿Será tan simple de catalogar? Creo que no, estos errores que son muy costosos para las marcas son algo mas profundo que un simple problema de traducción. Sin duda que estas mega empresas con oficinas corporativas repartidas por grandes ciudades, muchas veces dejan de lado la geografía cultural o bien les parece  difusa  o su búsqueda de conquistar nuevos mercados hace  olvidar que este esta inserto en algo mas grande y mas poderoso aun que las métricas de las finanzas, la cultura y su geografía.  El mercado es dueño de los precios, y es bueno que así sea, pero cuando el mercado quiere introducir productos debe saber donde esta entrando con ellos, uno golpea la puerta primero y después pasa, con esto debiera ser lo mismo las empresas son modificadoras de conductas y estructuras sociales, que duda cabe, si no miremos a Facebook como muestra. 

Las empresas modernas no solo deben eliminar estos errores publicitarios y mejorar sus comunicaciones para ser mas productivas y eficientes, además deben ser asertivas a la cultura en la que entran, deben tener un plan comunicacional que no sea un monologo si no mas bien un constructo permanente con la comunidad para ser parte de ella; de esa forma será un éxito su inserción en el nueva cultura y el desarrollo del nuevo mercado. La idea de una mega empresa que arrasa y se instala en cualquier lugar es mas bien una postura -agresiva- que va en retirada, lo que busca hoy una marca es que su consumidor final sea su marca también, esta humanización de la marca no es una mentira del capitalismo, corresponde mas bien a un desarrollo coherente con el entorno en donde vivimos.

American Airlains que cuando quiso traducir su campaña en México “Fly in leather” vuela en cuero, que es como decir vuela desnudo; o Electrolux, compañía escandinava que quiso traducir su campaña “Nothing Sacks like an Electrolux” nada  peor que una electrolux, son ejemplos que empresas de esta envergadura no pueden darse el lujo de cometer, son muestras de diseños estratégicos antiguos no acordes a un mundo donde lo local es lo global. Por eso mas que nunca seremos cuestionados todos aquellos que tomamos decisiones,  cuestionados por las metas, por objetivos etc., pero mas que eso, estamos al fin siendo cuestionados por no ver y respetar al hombre, su entorno y su cultura.

 

Faro de la Nueva Extremadura, 8 de Octubre

Nicolas Fontaine 

post relacionados

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.